“Pinta el mundo de naranja”: cómo es la campaña mundial por la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas

Para la OMS, la violencia contra las mujeres es una pandemia / Foto: Pixabay

Los datos son estremecedores: 1 de cada 3 mujeres y niñas de 15 a 49 años informó violencia de pareja, física y/o sexual o violencia sexual por cualquier agresor en su vida. El 25% de las mujeres y niñas en las Américas han reportado violencia física y/o sexual por cualquier agresor durante toda su vida y un 12% de las mayores de 15 años notificaron violencia sexual por parte de una persona fuera de la pareja.

Estos datos fueron recopilados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), quien, con las Naciones Unidas a la cabeza, impulsa la campaña: “Pinta el mundo de naranja: ¡ÚNETE! Activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas”. Se trata de una iniciativa que, junto a los gobiernos, la sociedad civil y la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre muchos otros actores, tiene como punto de partida este viernes, durante el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y se extenderá hasta el 10 de diciembre, momento en que se conmemore el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Según explicaron, se trata de “16 Días de Activismo contra la Violencia de Género” que tienen por objetivo “abogar por la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas en toda su diversidad”. “El Día Internacional y los 16 Días de Activismo son una oportunidad para crear conciencia sobre las consecuencias sanitarias y sociales de la violencia contra las mujeres y fortalecer nuestro compromiso con la acción colectiva”, indicaron desde la OPS en un comunicado.

Según el informe emitido por la ONU, la pandemia tuvo un impacto heterogéneo en la violencia contra las mujeres 
Foto: Pixabay
Según el informe emitido por la ONU, la pandemia tuvo un impacto heterogéneo en la violencia contra las mujeres
Foto: Pixabay

“La violencia contra la mujer es un problema mundial de proporciones pandémicas. Ocasiona daños devastadores en las vidas de las mujeres y de sus niños. Además, menoscaba la salud social y económica de sus familias, comunidades y países”, resalta la OMS. Al tiempo que advierte que, aunque algunas “corren más riesgos que otras, la violencia puede afectar a cualquier mujer, en cualquier país, independientemente de su cultura, religión o posición económica”.

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous, se refirió a la situación que padecen miles de mujeres, y resaltó que “detrás de cada caso de femicidio está la historia de una mujer o una niña a la cual le hemos fallado. Estas muertes se pueden prevenir, dado que ya existen las herramientas y el conocimiento para poder hacerlo”. “Las organizaciones de mujeres ya se encuentran supervisando los datos y abogando por un cambio en las políticas y la rendición de cuentas. Ahora necesitamos la acción concertada en toda la sociedad que haga realidad el derecho de las mujeres y las niñas a sentirse y a estar seguras en el hogar, en las calles y en todas partes”, agregó.

Por su parte, Ghada Waly, directora ejecutiva de la UNODC, señaló: “Ninguna mujer o niña debe temer por su vida por ser quién es. Para detener todas las formas de homicidio de mujeres y niñas por motivos de género, necesitamos contar a todas las víctimas, en todas partes, y mejorar la comprensión de los riesgos y los factores que impulsan los femicidios para que podamos diseñar respuestas mejores y más eficaces en materia de prevención y justicia penal”.

Crédito: UN Women
Crédito: UN Women

Ya sea que se la considere una pandemia o que sea analizada como un problema de salud pública, lo cierto es que “la violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo la violación de los derechos humanos más generalizada en el mundo”. Una situación que, según ONU Mujeres y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), se agravó como consecuencia de la pandemia de COVID-19 y “está aumentando aún más debido a las crisis interrelacionadas del cambio climático, el conflicto mundial y la inestabilidad económica”.

En el último informe emitido por el organismo internacional, “de todas las mujeres y las niñas asesinadas intencionalmente el año pasado, alrededor del 56 % fueron asesinadas por parejas íntimas u otros miembros de la familia (45.000 de 81.000), lo que demuestra que el hogar no es un lugar seguro para muchas de ellas”, siendo que este número que se traduce en “más de 5 mujeres o niñas son asesinadas cada hora por alguien de su propia familia”. En cambio, “el 11 % de todos los homicidios de hombres se cometen en la esfera privada”.

“Si bien la gran mayoría de los homicidios en todo el mundo se cometen contra hombres y niños (81%), las mujeres y las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por la violencia homicida en la esfera privada”, advierte el informe denominado: “Asesinatos de mujeres y niñas relacionados con el género: mejorar los datos para mejorar las respuestas al feminicidio/feminicidio”.

Crédito: UN Women
Crédito: UN Women

En el comunicado señalaron que “si bien el femicidio es un problema que afecta a todos los países del mundo, de acuerdo con el informe, en términos absolutos, Asia registró el mayor número de homicidios por motivos de género en la esfera privada en 2021, mientras que las mujeres y las niñas corren más riesgo de ser asesinadas por sus parejas íntimas u otros miembros de la familia en África”. “En 2021, se calculó que la tasa de homicidios por motivos de género en la esfera privada fue de 2,5 por cada 100.000 mujeres en África, en comparación con 1,4 en América, 1,2 en Oceanía, 0,8 en Asia y 0,6 en Europa”, desagregaron.

“Los asesinatos por motivos de género, así como otras formas de violencia contra las mujeres y las niñas, no son inevitables”, recalcaron. Es por eso que subrayaron la importancia de establecer medidas de prevención, tales como la identificación temprana de las mujeres afectadas por la violencia, el acceso a la asistencia y la protección centradas en las sobrevivientes.

Mientras que, en paralelo, destacaron la necesidad de que “la policía y los sistemas de justicia respondan mejor a sus necesidades” y abordar “las causas profundas de la violencia contra las mujeres y las niñas, incluso mediante la transformación de las masculinidades nocivas, las normas sociales, la eliminación de las desigualdades estructurales de género y los estereotipos de género”.

Crédito: UN Women
Crédito: UN Women

Se trata de un escrito que analiza los últimos datos recabados hasta el momento y advierte que “de los 81.100 homicidios de mujeres estimados en 2021, aproximadamente cuatro de cada diez no tienen información contextual que permita identificarlos y contabilizarlos como homicidios relacionados con el género (femicidio/feminicidio)”.

En ese sentido, desde la ONU indicaron que entre 2010 y 2021, “las Américas registraron un aumento promedio (en un 6 %), y la subregión de América del Sur se movió notablemente en la dirección opuesta”. Asimismo, señalaron que “más de una de cada tres mujeres sufren violencia de género durante su vida”, siendo “menos del 40 % de las mujeres que sufren violencia buscan algún tipo de ayuda”. Pero eso no es todo, ya que el año pasado “casi una de cada cinco mujeres de entre 20 y 24 años se casó antes de cumplir los 18 años”.

En tanto, al analizar qué ocurrió durante los confinamientos provocados por la pandemia resaltaron que el impacto fue heterogéneo. Según señalaron desde la ONU, “en América del Norte, y en menor medida en Europa Occidental y Meridional, el año 2020 fue particularmente mortífero en términos de asesinatos de mujeres y niñas relacionados con el género”, mientras que en “otras subregiones de Europa y las Américas se registraron cambios o disminuciones insignificantes”, siendo que también puede atribuirse a “retrasos en el registro debido al Covid-19, en lugar de reducciones en la cantidad de asesinatos”.

Crédito: UN Women
Crédito: UN Women

Y continúa: “Mientras que América del Sur experimentó una disminución en los homicidios anuales (en -13 %) desde 2017, América del Norte experimentó un aumento (en un 9 %) y América Central y el Caribe registraron fluctuaciones en los asesinatos anuales en torno a una disminución modesta (en un -4 %)”. En tanto, “en Europa, la disminución promedio (en -19 %) en el número anual de homicidios relacionados con la familia o la pareja íntima femenina entre 2010 y 2021 oculta una diferencia sustancial en las tendencias a nivel subregional”.

En la Argentina, según un informe emitido por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia, se estima que una mujer es víctima de feminicidio cada 35 horas. número que se traduce en 251 víctimas fatales de violencia de género en 2021. De este total, el “226 eran mujeres cis y 5 eran mujeres trans y travestis, mientras que del total de las vinculadas, 15 eran varones cis y cinco eran mujeres cis”; siendo que el 81 % de los feminicidios directos se ha producido en un contexto de violencia doméstica.

El reporte, que fue elaborado con datos extraídos de causas judiciales, asegura que “la edad promedio de las víctimas directas de feminicidio el año pasado ha sido de 37,3 años: la franja etaria con mayor cantidad de víctimas directas estuvo comprendida entre los 25 y los 44 años (116 casos), luego entre los 18 y los 24 años (36 víctimas) y luego de más de 60 años (32 casos)”, siendo que “182 niñas, niños y adolescentes se encontraban a cargo de las víctimas directas de feminicidio”.

Gentileza: GCBA
Gentileza: GCBA

Asimismo, indicaron que “en el 88 % de los casos, la víctima conocía al sujeto activo, en el 39 % convivía con él y en el 62 % de los casos eran pareja o expareja”, y que “al menos 42 habían denunciado al sujeto activo”, además contabilizaron que, del total, cuatro eran personas con discapacidad, cinco estaban en situación de calle, seis embarazadas, y al menos 22 estaban como desaparecidas o extraviadas antes de confirmarse el feminicidio, entre otros puntos destacados.

Por su parte, desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires emitieron un comunicado donde resaltaron que, además de la violencia física o sexual, “existen otros tipos de violencias que no se ven, pero generan el mismo dolor”. “En todo lo que fue 2021, en la Ciudad de Buenos Aires, se recibieron 13393 denuncias por violencia de género. De las cuales 6957 fueron por violencia psicológica”, según se desprende del Mapa de Violencia de Género emitido por el Ejecutivo porteño y apuntaron contra la violencia económica, “que si bien no es una de las principales causas de denuncias, es una de las prácticas que afecta la autonomía de las mujeres”.

Desde la ONU y los distintos organismos internacionales, señalaron que “los 16 Días de activismo contra la violencia de género es una campaña anual que comienza el 25 de noviembre, día en que se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y concluye el 10 de diciembre, que es el Día Internacional de los Derechos Humanos”. Quien lidera la iniciativa es la sociedad civil, pero cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas mediante la campaña: “ÚNETE de aquí al 2030 para poner fin a la violencia contra las mujeres”.

Según puntualizaron, pese a que “se está produciendo una reacción violenta contra los derechos de las mujeres en todo el mundo”, cada día se suma más evidencia de que “es posible prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas”. Es por este motivo que, mediante la “celebración de los 16 Días de este año, animamos a todas las personas a que se involucren: desde amplificar las voces de las sobrevivientes y activistas hasta brindar apoyo a las organizaciones de mujeres y fortalecer los movimientos feministas. Todas y todos podemos actuar para empoderar a las sobrevivientes, reducir y prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas, y proteger sus derechos”.

Crédito: UN Women
Crédito: UN Women

Esta campaña, afirman en el documento donde detallan cómo transcurrirán estos 16 días, indicaron que se “invitará a todo el mundo a ser activista en la prevención de la VCMN al adoptar una postura pública, vestir de color naranja, participar en actividades y eventos para sensibilizar sobre la VCMN en sus comunidades locales, unirse a movimientos y activistas por los derechos de las mujeres”, se “pedirá un mayor apoyo, aumentar la financiación a largo plazo, sostenible y flexible de los Estados, el sector privado, las fundaciones y otros donantes a las organizaciones autónomas de derechos de las mujeres dirigidas por niñas y mujeres que trabajan para poner fin a la VCMN en toda su diversidad”.

Además, se “abogará por el fortalecimiento de los mecanismos de protección para prevenir y eliminar la violencia, el acoso, las amenazas, la intimidación y la discriminación contra las defensoras de los derechos humanos y las activistas de los derechos de la mujer, de acuerdo con las normas internacionales” y se “promoverá el liderazgo de las mujeres y las niñas en su diversidad y su participación significativa en los espacios políticos, de formulación de políticas y de toma de decisiones, desde el nivel mundial al local, lo que incluye los procesos de desarrollo, humanitarios y de paz”

Entre las actividades, indicaron que a lo largo de los 16 días —del 25 de noviembre al 10 de diciembre— se coordinarán eventos y actividades de color naranja a nivel mundial, regional, nacional y local para promover la necesidad de un mayor apoyo y financiación a las organizaciones de derechos de las mujeres como estrategia clave para prevenir y eliminar la VCMN, se pondrá en marcha una campaña digital centrada en la resistencia a la represión y en la presentación del trabajo de activistas por los derechos de las mujeres, sobrevivientes, defensoras de los derechos humanos, etc. en todo el mundo, al hacer un llamamiento a todas las partes involucradas a fin de que se conviertan en activistas para poner fin a la violencia contra las mujeres”.

Incluso, se pedirá “a las partes interesadas, a las socias y socios y a las personas que registren su activismo y sus acciones para pintar de naranja el mundo y prevenir la violencia contra las mujeres organizando eventos y acciones de movilización social en todo el mundo que aboguen por el fin de este tipo de violencia” y se estimularán “las conversaciones públicas, seminarios virtuales o programas de radio bajo el lema “¡ÚNETE! Activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas”, con el objeto de sensibilizar a la opinión pública y animar a las personas y a las organizaciones a actuar durante los 16 días”, entre muchos otros aspectos.

Seguir leyendo:

“Pinta el mundo de naranja”: cómo es la campaña mundial por la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas